Restaurante Bandolero

 

El domingo pasado vivimos un día histórico para Córdoba y para Andalucía. La ciudad califal de Medina Azahara pasó a formar parte de la Lista de Patrimonio Mundial de la Unesco. Fue un día de emociones, de satisfacción y de alegría. No solamente por el hecho de conseguir este importante reconocimiento internacional, sino por cómo lo hemos conseguido. Esta inscripción supone, por un lado, una distinción a la gestión y al trabajo bien hecho durante muchos años, especialmente desde que la Consejería de Cultura asumió las competencias del yacimiento; pero, por otro, es también un reconocimiento al excelente expediente presentado, que es a la vez una hoja de ruta a futuro para la conservación, protección y difusión de esta joya patrimonial. La evaluación de la única candidatura española que se presentaba este año ante el Comité de Patrimonio Mundial, reunido en Manama

(Baréin), fue unánime. Todos los países que participaron en esta asamblea avalaron, sin objeción alguna, los valores universales que posee Medina Azahara. Recibimos elogios y felicitaciones de representantes de los estados miembros y constatamos la admiración que suscita entre los especialistas la ciudad construida por Abderramán III y el trabajo que venimos realizando. La declaración reconoce que tenemos un patrimonio de valor excepcional, que representa la tolerancia y la convivencia entre culturas y pueblos distintos. Todos los representantes internacionales estuvieron de acuerdo en que la única ciudad califal de Europa que conserva de forma íntegra el conjunto urbano es una manifestación extraordinaria de la arquitectura, el arte y la cultura omeya en Occidente. Conseguir entrar en la Lista de Patrimonio Mundial de la Unesco es el fruto de muchos años de investigación, restauración, conservación y puesta en valor de este conjunto arqueológico. Como consejero de la Junta de Andalucía, quiero agradecer desde esta tribuna el trabajo de todas las personas que han hecho posible que el reconocimiento de la Unesco sea una realidad. También, quiero mostrar mi gratitud a los ciudadanos y ciudadanas de Córdoba y de Andalucía, que se han volcado en esta candidatura. Desde el gobierno andaluz siempre tuvimos claro que este camino teníamos que recorrerlo unidos: instituciones y sociedad. Desde el primer momento, el conjunto de la ciudadanía se sumó con ilusión a la campaña Enamórate de Medina Azahara, la dudad que brilla y después nos vimos desbordados por el cariño y las felicitaciones que hemos recibido a través de las redes sociales. Por todo ello, también quiero dar las gracias. Pero la declaración de Patrimonio Mundial por parte de la Unesco no es el final del camino, sino que es el estímulo para seguir trabajando. Hemos contraído un compromiso con la Unesco y, a partir de ahora, nos esforzaremos para cumplirlo y que Medina Azabara haga honor a su nombre y brille, todavía más, con luz propia. Asumimos con convicción las recomendaciones incluidas en la de claración y para hacerlas efectivas elaboraremos un plan director que planifique el trabajo a realizar en los próximos años para avanzar en la recuperación, estudio, accesibilidad, protección y divulgación del yacimiento. Todo ello supone planificar, impulsar y prever un ambicioso plan de inversiones y me didas concretas que van a generar oportunidades relacionadas con el conocimiento, la programación y el turismo cultural. El tiempo y los reconocimientos han demostrado que la Consejería de Cultura tiene una amplia experiencia en la gestión de los más valiosos bienes patrimoniales existentes en la comunidad. Y tras la declaración de este fin de semana, Andalucía se consolida como la comunidad con más bienes representados en las listas y registros de la Unesco. Así que, somos muy conscientes de la responsabilidad que asumimos. La inclusión de Medina Azahara en la Lista de Patrimonio Mundial nos da ahora la oportunidad de reafirmar nuestra responsabilidad con el presente y el futuro del yacimiento. Quedan años de trabajo por de lante, pero hay un compromiso serio y nítido por parte de la Junta de Andalucía.

 

 

Agencia Idea