Restaurante Bandolero

 

No todo va a ser playa o montaña. Una ruta por las salas de arte urbanas también es una buena opción para disfrutar del tiempo libre y, pese a que Córdoba no goza de un gran número de espacios expositivos, sus museos y centros culturales ofrecen este verano propuestas entre las que siempre se puede encontrar algo apetecible, tanto para los cordobeses como para los turistas, ya que, además de las colecciones permanentes, algunos museos de la ciudad ofrecen interesantes muestras temporales, varias de ellas con el objetivo de profundizar en el conocimiento del conjunto arqueológico de Medina Azahara en el año que ha sido declarado Patrimonio Mundial.


Así, el Museo Arqueológico se ha unido a la celebración de esta declaración con una exposición sobre el redescubrimiento de la ciudad califal en 1911, que puede verse hasta el 30 de septiembre. Esta muestra tiene como eje principal reflejar el trabajo que desde esa fecha realizó Ricardo Velázquez Bosco para la recuperación científica del sitio, cuya vinculación con el museo ha sido muy importante a lo largo de estos años, ya que ha custodiado, además de piezas procedentes de la ciudad califal, una importante documentación sobre la misma. Uno de esos documentos es un álbum de fotografías originales de las excavaciones de Velázquez Bosco que ilustran de manera gráfica estos primeros trabajos. Y sin salir de este museo también se puede disfrutar de la exposición temporal Opera Sectilia... Lujo privado en la Córdoba romana, que muestra, hasta el 23 de septiembre, un tipo de pavimento de la época romana, conocido como Opus sectile, que refleja el lujo, el prestigio y la ostentación de la Córdoba romana y las cotas de refinamiento que alcanzaron en sus edificaciones privadas las élites locales de colonia Patricia.

EL AÑO MURILLO // El recorrido también merece una parada en el Museo de Bellas Artes, donde actualmente cuelga la exposición La estela de Murillo, con la que Córdoba celebra el cuarto centenario del nacimiento del pintor, y destaca por cuatro obras en papel del artista que el Museo de Bellas Artes poseía en su colección, una de las más importantes de España en este formato. También este centro pretende evidenciar que la recuperación y puesta en valor de Medina Azahara ha sido consecuencia de un puzle de diversas sensibilidades e inquietudes que se han venido sucediendo desde mediados del siglo XIX y han dejado diferentes rastros. Y lo hace con una exposición compuesta por varias obras, entre ellas una basa y un capitel califales del siglo X pertenecientes a la colección Romero de Torres y algunas fotografías. Se puede visitar hasta el 30 de septiembre. El conjunto arqueológico también está presente en la galería Presidencial de la Diputación, que acoge hasta el 12 de septiembre la exposición Memorias de la ciudad brillante, del pintor castreño Antonio Villa-Toro. Memoria, deseo, pasado y futuro, tradición y modernidad confluyen en las 30 obras de la exposición de este artista.
Al otro lado del río, y ya metidos en las propuestas más vanguardistas, el Centro de Creación Contemporánea de Andalucía (C3A) ofrece varias exposiciones, entre ellas la del colectivo Superflex, que puede verse hasta el 9 de septiembre. Este proyecto reúne una serie de instalaciones que reflexionan sobre la naturaleza del poder económico y las instituciones financieras, así como sus efectos en la sociedad. Aunque la mayor parte de las obras incluidas tienen a la economía como eje central, también la emigración y la moral quedan reflejados en la muestra. Así, el colectivo se aproxima de forma lúdica y subversiva a cuestiones cotidianas que afectan a nuestras vidas y se insertan en un marco más amplio de estructuras de poder.

MÁS VANGUARDIA // Por otro lado, hasta el 5 de enero del 2019 se puede disfrutar de Tiempo y Memoria, dos instalaciones de Fiona Tan y Harris Epaminonda. Por último, el paseo por el C3A también propone la visión de tres obras de la artista conceptual Yoko Ono. Siguiendo con el arte contemporáneo, el Centro Botí muestra actualmente Femitopías. Mujeres, feminismo y cultura visual, que reúne obras de creadoras árabes y europeas bajo distintas ópticas del feminismo, ofreciendo una visión crítica a través de disciplinas como la pintura, la fotografía, la esculturas, instalaciones y vídeos.
Volviendo al centro de la ciudad, visitantes y cordobeses tienen la opción de adentrarse, hasta el día 26, en la figura de Tomás Egea Azcona y su relación con Córdoba en la Sala Vimcorsa. A través de pintura, ilustración, maquetas de arquitectura y vidrieras, la muestra hace una revisión crítica de la figura y obra de un artista poco conocido por la ciudadanía, pero muy importante en el desarrollo de la ciudad, ya que fue un personaje que estuvo en el germen del arte contemporáneo y de la modernidad en Córdoba. El sentido del humor y la crítica social centran la muestra, así como los temas que siempre estuvieron en su obra y que ahora se encuentran más vigentes que nunca.

 

 

Agencia Idea