Restaurante Bandolero

 

En la tarde noche de ayer se inauguró oficialmente el Año Jubilar Nazareno en Priego de Córdoba, año concedido por su Santidad el Papa Francisco con motivo del 425 aniversario de la fundación de la Pontifica y Real Cofradía y Hermandad Sacramental de Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima de los Dolores Nazarena y San Juan Evangelista. La apertura oficial del año jubilar corrió a cargo del obispo de la diócesis de Córdoba, Demetrio Fernández González, quien acompañado por todos los sacerdotes de la comarca, además de otros ya jubilados que fueron párrocos de Priego, iniciaron en procesión el recorrido desde la iglesia barroca de la Aurora hasta la sede de la hermandad del Nazareno, la Iglesia de San Francisco. A su llegada, el obispo realizó el acto simbólico de la inauguración oficial del Año Jubilar, que no es otro que el de la apertura de las puertas de la

 

iglesia.

Tras la misma, se ofició una eucaristía concelebrada y presidida por el obispo. En su homilía, Demetrio Fernández trasladó el significado que tiene para todos los católicos el nombramiento del Año Jubilar. Tras una hora y media de celebración se dio por concluida la inauguración oficial, a la que asistieron cientos de feligreses que llenaron al completo el templo. Recordar que, durante todo el Año Jubilar, que se clausurará el 16 de febrero de 2019, serán muy numerosos los actos a celebrar entre procesiones extraordinarias, celebraciones litúrgicas, conferencias, conciertos líricos o el I Congreso Nacional de Advocaciones Nazarenas, entre otros. Hace 425 años, concretamente el 4 de abril de 1593, con la lectura de una carta del abad mitrado de Alcalá la Real, don Maximiliano de Austria, y fechada en el día anterior, nacía y se aprobaba en Cabildo la Cofradía de Los Nazarenos de la villa de Priego, con estatutos aprobados por el Sumo Pontífice Clemente VIII. En estos 425 años la Cofradía y Hermandad ha sabido mantenerse fiel a sus orígenes gracias a que custodia uno de los más preciados tesoros que puede tener una Cofradía y Hermandad, sus Sagrados Titulares.
La figura de Nuestro Padre Jesús Nazareno, su madre, María Santísima de los Dolores Nazarena y su amado discípulo, San Juan Evangelista, han hecho de elementos cohesionadores alrededor de los cuales la Cofradía y Hermandad ha sabido mantenerse unida y viva a lo largo de estos más de cuatro siglos. La Cofradía y Hermandad ha sido fiel testigo en estos años de la sociedad prieguense, viendo el discurrir de la misma con sus altibajos, con sus momentos de esplendor desde el siglo XVII hasta el siglo XIX, en el siglo XVIII con el Barroco en su máximo apogeo; pero también con oscuros períodos de sequías, hambrunas, pestes y guerras, pero siempre manteniéndose fiel a su compromiso con Priego.

Tiempo de indulgencia

La cofradía del Nazareno ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos y a las demandas que la sociedad pide, estando profundamente comprometida con la realidad social de Priego, ayudando con los colectivos y asociaciones que lo solicitan siempre dentro de sus posibilidades. Recientemente se ha adaptado a las nuevas normas que les rigen dentro de la Iglesia, así como a una profunda y necesaria renovación interna con la aprobación de un nuevo reglamento de régimen interno acorde al tiempo en el que vivimos. El Jubileo es un tiempo de gracia destinado a promover la santidad de vida. Ha sido instituido para consolidar la fe, favorecer las obras de solidaridad y la comunión fraterna en el seno de la Iglesia y en la sociedad, en definitiva para recordar y remover a los creyentes a una profesión de fe más sincera y más coherente en Cristo Salvador. Al mismo tiempo es una invitación abierta a todos los cristianos y también a los que se encuentran distantes en la fe y desean volver de nuevo a la vida cristiana Durante el Año Jubilar la Iglesia concede la indulgencia plenaria, que es una gracia que ayuda al cristiano a hacer camino con la voluntad de convertirse y reconciliarse con Dios.

 

Agencia Idea