Restaurante Bandolero

 

La delegación municipal de Turismo del Ayuntamiento de Córdoba está consiguiendo desestacionalizar esta industria en la época toñal. Este año, la falta de lluvia está causando estragos en el sector agrario, aunque el martes y ayer miércoles parece que ha mejorado bastante, pero el buen tiempo ha hecho que las actividades organizadas hayan tenido el efecto deseado. Por un lado, en los meses de otoño Córdoba ha sido epicentro del caballo: Espectáculos, campeonatos, eventos, actividades, talleres, conferencias... Córdoba y el Caballo han estado unidos desde siempre. En el año 1570, el rey Felipe II dió orden de crear el Caballo Pura Raza Española en las Caballerizas Reales de Córdoba. Así se hizo, y su importancia en la tradición y la

cultura cordobesas se ha mantenido a lo largo de la historia. En la actualidad, el mundo del caballo en Córdoba goza de gran dinamismo y cuenta con una diversidad sin igual. Es en los meses de otoño cuando se concentran mayor cantidad de actividades, campeonatos, eventos, espectáculos, muestras, talleres, conferencias y mucho más, todo girando alrededor del caballo. Para darlas a conocer y que muchos más las puedan disfrutar, ya sean participantes o espectadores, el Ayuntamiento de Córdoba (España) las ha englobado en un todo con el nombre de Otoño del Caballo Córdoba.
Por otro lado, ocho artistas florales de escala internacional tuvieron la oportunidad de transformar los patios del Festival Flora en 8 fascinantes espacios ubicados en edificios representativos de Córdoba. Los artistas reinterpretaron los patios cordobeses desde puntos de vista, factores culturales y contextos muy diferentes, ofreciendo una mirada inédita sobre el patrimonio. El primer teniente de alcalde y concejal de Turismo, Pedro García, ha señalado que "Flora Festival Internacional de las Flores ha supuesto un intercambio cultural inédito entre un espacio tan tradicional como los patios cordobeses y un arte tan contemporáneo y sorprendente como el de las instalaciones florales, un diálogo amable entre tradición e innovación llamado a convertirse en cita obligada de la agenda cultural española". Este festival ha reconocido la obra de los mejores artistas florales del mundo, un universo artístico aún desconocido por muchos y que hasta ahora carecía de un premio de relevancia internacional. Tres grandes premios, elegidos por un jurado internacional y dotados con 60.000, 40.000 y 20.000E respectivamente, situaron en el mapa internacional a este festival que ha tenido lugar en una ciudad con una relación tan estrecha con el mundo de las flores como es Córdoba. Por último, el festival de las Callejas de Córdoba ha revelado los secretos de muchos de los rincones escondidos de la ciudad. Córdoba ofreció al visitante un gran repertorio histórico artístico en cuya cúspide se encuentra la Mezquita-Catedral. Pero junto a este patrimonio mayor el Casco Histórico conserva un "patrimonio menor" encarnado en una trama viaria descendiente directa del urbanismo de Al Andalus, que se materializa en la existencia de un gran número de callejas- barrera o callejones sin salida, adarves o azucaques. En efecto, la declaración del Casco Histórico viene dado en gran medida por haber conservado en su interior la fisonomía de aquella famosa Qurtuba, "Faro de Occidente" y de la Córdoba bajo medieval. A mediados del siglo XX, la ciudad aprovecha el potencial turístico de algunas de las callejas- barrera de Córdoba, haciendo de estos espacios un auténtico estereotipo del turismo cordobés. Así nació la puesta en valor de la famosísima calleja de las Flores, la de los Arquillos o la del Pañuelo. A pesar de estos insignes ejemplos, el universo de las Callejas de Cordoba es mucho más amplio. En primer lugar, por su número ya que supera con creces el centenar. En segundo lugar, por su ubicación, ya que éstas se encuentran repartidas por toda la ciudad. Y como remate, la apertura de las visitas nocturnas de Medina Azahara, todo un privilegio para los sentidos.

 

 

Agencia Idea