Restaurante Bandolero

 

Los equipos técnicos del Obispado, la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Córdoba y la Consejería de Cultura de la Junta abordaron durante más de un año cómo debía ser el anteproyecto de reforma del patio de carruajes del Palacio Episcopal con el objetivo de que pasara el filtro tanto de la Consejería de Cultura como de la corporación municipal. Ese es el primer dato que dan los responsables del proyecto, contratados por la Iglesia, en la respuesta al informe evacuado por Urbanismo —y firmado por cuatro de sus directivos más importantes— que, básicamente, contradice todo lo pactado. El relato que realizan desde el equipo del Obispado es que hace justo un año se registró el primer anteproyecto ahora rechazado por Urbanismo. Lo que asegura el informe es que ya ese documento se hizo siguiendo el desarrollo de esas negociaciones, en principio, informales.

En concreto, afirman que se realizó «un progresivo análisis» que se centró, especialmente, en la opinión de los responsables de la Gerencia. Ese primer anteproyecto fue rechazado en la Comisión de Patrimonio de junio, que dio pautas para la presentación de otros planos para el centro de interpretación de la Mezquita-Catedral. El acuerdo final llegó en julio del año pasado en una serie de sesiones conjuntas entre el personal del Obispado y los representantes de Urbanismo y de la Consejería de Cultura. La única cuestión que quedó pendiente era de orden menor: la colocación o no de una celosía para proteger la fachada de vidrio del «nuevo cuerpo» que se pretende crear en la crujía de la calle Torrijos para proteger los restos con una planta añadida que se integraría en la nueva zona expositiva donde se pretende dar servicio al visitante y explicar la historia del templo.
La Comisión de Patrimonio decidió dar su visto bueno, tras una sonora polémica, el 29 de noviembre de 2016. Una de las cuestiones que hay que aclarar es que la Gerencia de Urbanismo forma parte de esa comisión en los asuntos que atañen a la capital. Todas las fuentes consultadas reconocen que nunca se pusieron objeciones a lo que se entendía como un trabajo técnico coordinado. Quedaba tramitar la licencia pero el 26 de marzo de este año, Urbanismo emitió un dictamen que le da la vuelta a todos esos acuerdos. Apenas un mes después de dar licencia de obras a la segunda puerta. Las taquillas Urbanismo deja claro en su informe en que no está de acuerdo con que se establezcan taquillas de la Mezquita en el interior del Palacio Episcopal y, de hecho, asegura que es una modificación sustancial del funcionamiento de k Mezquita misma. La Gerencia asegura que son usos no previstos aunque en ningún momento reconoce que haya sido un asunto autorizado por la Comisión de Patrimonio. Los técnicos del Obispado le recuerdan en su escrito de aclaraciones precisamente esto, que ya hubo una decisión de la Junta —a la que el Cabildo accedió— de que se mantuvieran taquillas en el patio de los naranjos y un nuevo grupo en el Palacio Episcopal
con el objetivo de agilizar la atención al público. Reitera el informe que no se van a cambiar todas sino que se van a repartir aunque advierte que el uso cada vez más relevante de la venta por internet reducirá su relevancia. Afirma que la Mezquita-Catedral es parte de la diócesis y el Museo Diocesano realizará los trabajos de difusión del monumento «sin que ello suponga quitar protagonismo» al elemento principal del patrimonio de Córdoba. Los técnicos del Obispado afirman que las objeciones efectuadas por Urbanismo son totalmente «contradictorias» con los acuerdos alcanzados. De hecho, aseguran que muchos de los peros que se han puesto encima de la mesa son, precisamente, peticiones expresas de los técnicos de la Gerencia. Una de ellas es la creación de una escalera y un ascensor en el nuevo edificio que cubrirá los restos arqueológicos. La clave es que buena parte de las comunicaciones internas entre las crujías de Torrijos y Amador de los Ríos se resolverán mediante una azotea panorámica accesible a la que se accede, precisamente, por esta zona. Urbanismo afirma que no le gusta la propuesta y los técnicos del Obispado aseveran que está donde los representantes de la Gerencia le dijo que podía quedar mejor. Lo mismo ocurre con la planta alta del nuevo edificio acristalado interior, que Urbanismo censura. Su diseño salió de las reuniones que se mantuvieron para perfilar el anteproyecto de un centro de interpretación para la Mezquita-Catedral. Políticamente, el asunto ha causado cierta perplejidad. No es norma habitual que Urbanismo interprete restrictivamente las decisiones de la Comisión de Patrimonio, que controla la Junta. En el consejo rector, los grupos de la oposición pidieron explicaciones directamente al gerente de Urbanismo, Emilio García Fernández, del que se asegura que partió la idea del cambio de opinión. Hubo quien le preguntó al directivo de la Gerencia si participaba en todos los expedientes o es que éste venía de donde venía. El máximo responsable de la Gerencia dijo que participa en cualquier licencia que sale de la casa. Achacó la situación a la obsolescencia de la ficha urbanísica. La consejera de Cultura, Rosa Aguilar, dijo ayer no conocer el contenido del informe de Urbanismo aunque sí quiso hacer una matización expresa: «el proyecto del Palacio Episcopal tiene luz verde de la Comisión de Patrimonio, que es quien tiene las competencias en esta materia». Aguilar aseguró que respeta profundamente el trabajo de la Gerencia de Urbanismo pero recordó que el organismo autónomo municipal ha de fijarse en unas cosas mientras que la Consejería de Cultura se centra en otras. Aseguró que su departamento va a recabar información sobre la materia para saber si se están siguiendo las directrices sobre esta cuestión. El portavoz de Ciudadanos, David Dorado, pidió ayer a la Gerencia de Urbanismo que la reforma del Palacio Episcopal tenga la consideración de «proyecto de ciudad» dado que se trata de prestar servicios a los casi dos millones de visitantes de la Mezquita. Dorado reclamó «seriedad» ya que está acreditado que todas las partes mantuvieron varias sesiones de trabajo para realizar un diseño que fuese satisfactorio. En este sentido, dijo que le parece «muy extraño» que Urbanismo aparezca con un informe que pone trabas a un equipamiento básico para el funcionamiento de la Mezquita.

 

 

Agencia Idea