Restaurante Bandolero

 

 

Kuttab Conceptos ambos en la lengua árabe fáciles de comprender. El primero, «Kuttab»en plural «katatib», significa simplemente colegio, escuela elemental para los niños que iban a la Mezquita a saber leer, escribir, orar, cantar, sumar, restar, multiplicar y dividir.

 

 

A este respecto, Salabi, en su obra «Tarijal-Tarbiya-al-Islamiyya, p. 20. Beirut, 1954» y recogida por Hisham Nashabi en sus «instituciones de la enseñanza», nos informa de dos tipos de «Kutatib», una para la mencionada con anterioridad y otra para la enseñanza del Corán exclusivamente.

Tras el rastreo de muchas y variadas fuentes no estamos en condiciones de afirmar si en Córdoba existió una división, no obstante, lo que si está claro, según expondremos más adelante que en nuestra Mezquita-Aljama existió al menos una «Kuttab» y la consabida «Madraza» de la que vamos a hablar a continuación.

El concepto de «Madraza», deriva de la raíz verbal árabe daraza que significa simplemente, estudiar. Es importante aclarar, sin embargo, que esta institución, más moderna que la «Kuttab», no aparece en oriente como institución, ya dentro de la Mezquita en general, hasta el siglo III de la hégira, es decir, hasta nuestro siglo IX, por lo que la venida a Córdoba y la implantación de la misma en nuestra Aljama sería ya, o bien en época de Abd-Al-Rahman III o en la de su hijo Al-Hakam II, es decir desde la primera mitad del siglo X en adelante.

La constatación científica de lo que estamos diciendo la tenemos apoyada por un gran historiador del tema como es, la actualidad, Hisham Nashabi, ya citado, quien participando en unas comunicaciones científicas, sobre la «Ciudad Islámica», celebradas en el Middel East Center de la Facultad de Estudios Orientales de Cambridge entre el 19 al 23 de julio de 1976, al referirse al tema del que estamos tratando aquí dice lo que sigue, en su lógico lenguaje de libanés y por tanto de religión islámica, empleando, claro está, la consabida cronología mahometana: «los siglos III y IV h. asistieron al desarrollo más importante de la enseñanza musulmana. En esta época la enseñanza en las Mezquitas floreció hasta un punto desconocido.

Madraza La Mezquita, a parte de su función como lugar de culto y reunión social, se convirtió prácticamente en una universidad pública. Esto queda demostrado por la gran categoría de los hombres que formaron sus propios «círculos» en las Mezquitas y por las extraordinarias obras que produjeron. Tales celebres ulemas confirmaron la tradición pedagógica de la Mezquita...».

Independientemente de la demostración que aquí hacemos, presentando nuestra Mezquita-Aljama como primera Al-Kuttab y Al-Madraza en la historia de Al-Andalus, no seria justo ocultar que después de la Reconquista Cristiana de Córdoba en el siglo XIII, en nuestro país, la Institución de la Madraza se separa de la Mezquita en general como ha demostrado Rubiera Mata, María Jesús, al identificar una madraza en la ciudad de Málaga, más antigua de la de Granada, documentada con exactitud en la época del Rey Yusuf I, del año 1348-49, siendo ambas, por tanto, posteriores en construcción y en desarrollo social, político y educativo posteriores a nuestra primera Institución cordobesa.

Partiendo de este conocimiento científico, podemos afirmar, tal como demostraremos a continuación que, además de las funciones religiosas de la Al-Salat y de la Al-Jootba, y todas aquellas actividades Jurídico-Políticas que se desarrollaban en la primera Institución árabe de Al-Andalus, además se desarrollaron otras educativas, tales como, la Aritmética, Geometría, Filosofía, Astronomía, Poesía, Música y Medicina.

Actividades educativas que, por el número «septenario de sus elementos», dice Nieto Cumplido, recuerdan la constitución de las Siete Arte Liberales Clásicas que se impartían en las distintas universidades de la Edad Media, aunque, matizando por mi parte esta idea, desde que, Santo Tomás de Aquino, en pleno esplendor de la Escolástica, afirmara que no se podía entender, ni el Trivium ni Cuatrivium, sin estudiar, previamente, a los grandes maestros árabes de la Córdoba, capital de Al-Andalus.

 

Agencia Idea