Restaurante Bandolero

 

 

La «collación» de San Lorenzo, una de las catorce que creó el Rey Santo, se encuentra cerrada por una parte de la muralla sur almohade y colindante con las tres más significativas de la Axerquia, es decir, la de San Andrés, Santa Marina y la de Santa María Magdalena. La fachada principal del templo, se encuentra frente a la C/ Santa María de Gracia. La situación exacta del templo, es justamente, el ángulo que forma la antigua C/ Mayor o Real del propio San Lorenzo y Ruano Girón, nombres modernos, aunque estas calles se conocieran en la Baja Edad Media, a mediados del siglo XV con el nombre de C/ Olmo Gordo.

San Lorenzo Esta collación está situada cerca de la antigua Puerta de Plasencia y de la Puerta de Hierro, que daban entrada y salida de la Villa a la Ajerquia o viceversa.

En el estudio del templo de San Lorenzo, tenemos que empezar diciendo, que es, sin duda, el mejor ejemplo de transformación de una antigua mezquita en templo medieval cristiano. No solamente por la apariencia de su estructura, sino por que la documentación que poseemos, lo demuestra científicamente. Sirva para esto, la lápida fundacional de la mezquita de origen, encontrada en 1844 en la C/ Róelas y que dice lo siguiente: «Sólo hay poder y fuerza en Allha. La señora Mustak, madre del Príncipe Almuguira ordenó hacer este minarete y la galería contigua y la obra de nueve naves de esta mezquita. Esto terminó con ayuda de Allha, bajo la dirección de Gaf/arben Abderraman, su oficial. En el Ramadán del año trescientos».Es decir hacia el siglo IX de nuestra era, por tanto en Época Emiral, llamándose esta mezquita la del arrabal de Abul Moguira.

Dicha parroquia, de la que hay que decir que, es la única porticada en Andalucía, conserva muy bien su estructura inicial de los siglo XIII al XIV con una fachada defendida por un pórtico de tres arcos apuntados y una puerta abocinada decorada con dientes de sierra y una cornisa con modillones, ejemplo clásico del estilo gótico medieval andaluz. Su rosetón, posiblemente el más llamativo y bello entre todos los demás de las parroquias «Fernandinas», se encuentra acompañado por una magnífica composición de elementos góticos y mudéjares, que sirven de base a una hornacina que guarda la imagen del siglo XIV y que representa a su titular, San San Lorenzo Lorenzo. Sus fachadas laterales también se forman con portadas iguales, y su campanario construido por Hernán Ruiz II en el año 1555 se apoya en el propio alminar de la antigua mezquita, formado por tres cuerpos rematados por el propio santo titular. El interior del templo de planta rectangular formado por tres naves está cubierto por armaduras de madera de un bello estilo mudéjar, igualmente único en Andalucía. Su estructura gótica, arrancando en una primera fase constructiva románica, y sobre los propios cimientos árabes de la mezquita, finalizan en una bella cabecera formada por triple ábside, poligonal con el más importante que es el central, y planos los laterales. Su capilla mayor, cubierta con una extraordinaria bóveda de crucería gótica da gran carácter al edificio en el cual, su sacristía, en el lado izquierdo, construcción del siglo XIV, también con crucería gótica, en nada desmerece a la planta principal.

San Lorenzo

Otro de los atractivos que tiene esta parroquia de San Lorenzo, es la colección de frescos italogóticos realizados en la segunda mitad del siglo XIV que a este autor le recuerdan un fresco parecido en la Catedral, en el antiguo alter de San Juan Bautista, bautizando a Jesús, pintura igualmente italogótica, circa 1390, que documenta Nieto Cumplido Sin que en realidad podamos identificar del todo bien a todos los distintos santos y profetas aquí representados, si nos atrevemos a identificar sin embargo a San Esteban, San Acisclo, Elías y Moisés. De otro estilo ya más próximo al Renacimiento 1724.Para finalizar la descripción de esta capilla de la Magdalena, también llamada del Remedio de Animas, señalamos también, la imagen de San Roque, Ntra. Sra. del Mayor Dolor, de candelero, de imagineros cordobeses del siglo XX, y todo ello presidido por un gran lienzo que representa la Flagelación del Señor, bella obra barroca anónima de la segunda mitad del siglo XVII.

 

Agencia Idea