Restaurante Bandolero

 

Con esta «collación» de Santa Marina, el lector y el visitante de nuestra ciudad, accede a la ajerquia. Junto a la «collación» de San Lorenzo fueron las más grandes de la ciudad, desde que San Fernando dividió la misma en las catorce ya citadas.

La entrada, a esta parte de la ciudad, se debe de hacer siempre, por la puerta del arista en el Colodro (del almogávar; Álvaro), uno de los primeros reconquistadores de la ciudad, de aquí el nombre de la puerta, próxima a un lienzo de muralla y a la puerta del Rincón, a la cual se accedía por la C/ Conde de Priego. En el estudio urbanístico del Plano de los Franceses, se ve con claridad que, la construcción de la iglesia generó una serie de calles por la necesidad imperiosa de repoblar la Ajerquía a la mayor brevedad posible dado que, fue la primera zona reconquistada el ya citado 29 de junio de 1236.

Santa Marina En la documentación que estamos manejando para la elaboración de este trabajo, encontramos una serie de noticias referentes a este templo, nunca antes del 1256, cuando un racionero llamado Nicolás pide al obispado una ración de 25 metros para la construcción del mismo, que no se inicia hasta el año 1264.

A la hora de contemplar esta iglesia, hay que comenzar diciendo que la construcción de la misma, aunque sea de finales del siglo XIII, sufrió importantes reformas en el siglo XVIII, que enmascaró un poco, sobre todo su interior. Afortunadamente en el año 1980 se llevó a cabo una acertada reforma, que devolvió su fisonomía primitiva. Es lo que hoy nos permite hablar de nuevo, de lo que realmente fue en la Baja Edad Media.

Sus muros exteriores con extraordinarios contrafuertes románicos, dan robustez al edificio. Su piedra bien labrada, se colocó a soga y tizón siguiendo la traza arquitectónica califal. Se ve en ella tres grandes machones escalonados. En su centro se encuentra la puerta, de arco apuntado y abocinado, enmarcado por alfil y decorado por cintas coronadas por un tejaroz de modillones, sobre el cual campea un bellísimo rosetón de estilo gótico mudéjar.

La portada del lado izquierdo es también de estructura apuntada, adornándose con hornacina en la que se encuentra la imagen de Santa Marina.

Santa Marina La advocación de la parroquia procede de Santa Marina, Virgen y Mártir. Gallega de nacimiento en el siglo II d.C..., es encarcelada en la persecución romana, sufre tormento, y es arrojada al fuego, de donde milagrosamente salió sin sufrir quemadura alguna, por lo que provocó la ira del Cónsul, y éste mando cortarle la cabeza, que al caer

La portada del lado derecho, también abocinada tiene capiteles decorados con hojas y aves, además de un pequeño tejaron de modillones.

Su torre mantiene el cuerpo medieval primitivo del antiguo alminar, aunque el campanario fue realizado por Hernán Ruiz II entre los años 1550-1556, bajo el patrocinio del gran obispo de Córdoba, Leopoldo de Austria, tío de Carlos V.

Al entrar en el interior se observa de inmediato que su planta es rectangular formada por tres naves aunque sin crucero y con una cabecera formada por tres ábsides poligonales con cubiertas de bóvedas góticas de nervios. Es sumamente interesante su capilla mayor, ya que, está perforada con tres magníficas ventanas góticas, con arco sólido y vano de comunicación con los ábsides laterales, y todo ello, cubierto con una magnífica bóveda de crucería, igualmente gótica.

El estilo mudéjar está presente en su armadura central, mientras que los lados laterales a un agua solamente son de reconstrucción moderna.

Se ha de citar sin embargo que, el ábside derecho es original, tiene tres ventanales que, desgraciadamente están cegados y el lateral izquierdo es una transformación de los siglos XVI y XVII.

Su capilla mayor está presidida desde el año 2004 por un Cristo Crucificado realizado en madera por Miguel Arjona Navarro en el año 1968, aunque éste, en principio, se había destinado para la iglesia de la Compañía.

 

 

Agencia Idea